Recibe las actualizaciones de artículos por el EMAIL y sigue AnalistoADS:

c

Reflexiones sobre Valoración de Empresas (1-3)

Reflexiones sobre Valoración de Empresas (1-3)

He estado ordenando mis ideas de inversión. El cómo yo entiendo la valoración de empresas y el análisis fundamental de las mismas. He llegado a algunas conclusiones, y he decidido hacer una serie de artículos, para compartirlas contigo. Tal vez te sean útiles. No sé cuántos artículos serán, pero voy a iniciar por tanto, una serie de post titulados “Reflexiones sobre Valoración de Empresas”. En ellos, voy a exponer mi visión sobre la Valoración de Empresas en la actualidad. El uso del análisis fundamental puramente. Existen ciertas convencionalidades o dogmas que se dan por hecho su veracidad, pero ¿realmente son correctas?. En este artículo trataré 3 temas, separados en 3 reflexiones. Identifico la reflexión y me extiendo respecto a lo que yo entiendo y pienso. ¿Empezamos? +
| Publicado: 10/oct/2016 | Actualizado: xx/xxx/xxxx
1ª reflexión:

Cada día veo más absurdo el usar el método de Descuento de Flujos de Efectivo para valorar una empresa.”

Y creo que Warren Buffett piensa igual que yo. ¿Por qué creo que Buffet piensa igual que yo?. Buffett, a lo largo de sus cartas a sus accionistas, en numerosas conferencias y en entrevistas, ha explicado de forma sencilla la manera en que valora una empresa para obtener un valor intrínseco. No usa el típico Descuento de Flujos de Efectivo. Además, para construir su modelo de valoración huye de la convencionalidad de Wall Street: no usa los beneficios o los FCF convencionales, sino que usa lo que él denomina “Owner earnings” que simplemente, es una forma muy peculiar de entender lo que son los flujos de caja libres, el capex, unido con otros conceptos como el círculo de competencia, el margen de seguridad, entre otros conceptos que afectan directamente e indirectamente al cálculo. Igualmente, como tasa de descuento (Ke) no usa el típico WACC, si no que usa la tasa de los bonos de EEUU a 10 años. Todo ello, para mitigar las graves limitaciones y defectos (inconvenientes) que acarrea usar el método de Descuento de Flujos de Caja.

2ª reflexión:

Predecir el futuro es imposible.”

Intentar saber con un grado exacto de probabilidad, (ésto es, probabilidad de que ocurra un suceso es igual a 100%), el desarrollo futuro de una empresa es imposible. Por tanto, establecer un crecimiento de los flujos de caja para extraer de ello una proyección futura, y así alcanzar una valoración por Descuento de Flujos de Efectivo es estúpido. Se puede sacar un crecimiento aproximado, pero nunca exacto. Entonces, el Valor Intrínseco, alcanzado con un Descuento de Flujos, no es un valor objetivo, sino que es más bien un valor subjetivo. Esta afirmación se sustenta al ver la infinidad de valoraciones que se pueden encontrar en el mundo financiero para una misma empresa. Cada bróker, analista, cada agencia de valores, da un valor distinto para una misma empresa. Paradójico, ¿no?. Nadie se pone de acuerdo. El propio Buffett, comentó en una ocasión que en la gran mayoría de veces, Munger y Él están en desacuerdo respecto al valor intrínseco exacto. En lo que sí están de acuerdo es en el “peso en general” que tiene la empresa (peso = valor monetario). Me hago eco de las palabras de Benjamin Graham diciendo: “No hace falta saber el peso exacto de una persona gorda, para saber que está gorda”.

3ª reflexión:

Los valores absolutos son irrelevantes.”

En infinidad de medios de comunicación se ve, se escucha y se lee, como los “Analistos” de turno demuestran su profesionalidad indicando que la empresa X (por poner un ejemplo) es una buena inversión, ya que tiene un PER de “M”, o un ROE de “M”, etc. Vamos…, que suelen establecer medidas estándar y fijas (varas de medición). Diferentes límites y niveles específicos según el ratio o indicador. Si pasa de ese nivel el ratio de turno, es una “buena” inversión. Si no llega a ese nivel por un decimal, es una “mala” inversión. ¡Esto es absurdo!. Vamos a ver. Que se te meta en la cabeza, querido lector: al hacer un análisis fundamental, debes de comparar la empresa X, con la propia empresa X. La clave es compararla con ella misma, pero en momentos diferentes del tiempo. Comparar a la empresa X del año 2016 con la empresa X del año 2010. Su evolución a lo largo de ese tiempo. Es absurdo comparar empresas con una misma vara de medida. Cada empresa se comporta de forma diferente. Evoluciona de manera diferente. Debes comparar la empresa con ella misma, pero en periodos de tiempo diferentes, para saber su evolución. Un ROE de 30%, puede ser mediocre, si para llegar a ese ROE se ha pasado en 5 años de 70% a 30%. ¿Lo entiendes ahora?. Mira los datos en perspectiva relativa, no en perspectiva absoluta.

Conclusiones finales:

¿Estás en busca de la acción perfecta? Cambia tu mentalidad con estas 3 reflexiones y estarás más cerca de conseguirlo.

En futuras entradas seguiré con las siguientes reflexiones (4-5).

Muchísimas gracias por leerme. Si quieres podrías demostrar que aprecias mi esfuerzo, compartiendo el artículo con tus amistades y contactos de email, Facebook, Twitter, etc. Y no olvides Seguirme en mis redes sociales o Inscribirte vía email al Feed (lista de correo electrónico), para no perderte ninguna nueva publicación.

¿Te gustó este post? Házmelo saber, dándole un “me gusta”, “RT” o comenta respecto al contenido, si estás o no de acuerdo con estas 3 reflexiones.

¿Qué piensas respecto al tema, después de leer esto?:
¿Qué otros temas se dan por hecho en los mercados de valores y crees que son erróneos?

Espero que hayas disfrutado leyendo el artículo, tanto como yo escribiéndolo.

Un saludo. Suerte con tus inversiones y ¡ánimo con tu preparación para ser un mejor inversor!


AnalistoADS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta lo que quieras...