Recibe las actualizaciones de artículos por el EMAIL y sigue AnalistoADS:

c

Peter Lynch: La acción/empresa perfecta

Peter Lynch: La acción/empresa perfecta |Publicado: 12/sep/2015

Los inversores en acciones cotizadas son “temerarios del ahorro”. Buscan “jugarse” su dinero en un lugar dominado por el “azar” o la “suerte”. Esta frase, muestra el pensar del ciudadano de a pie que desconoce el funcionamiento de los mercados financieros. Pero para los que estudiamos continuamente a los más grandes inversores de toda la historia, el mercado de valores es un lugar, idóneo para rentabilizar al máximo nuestros ahorros. Muchos buscamos “La Acción Prefecta”; la que cuadre con nuestros análisis y expectativas. Una acción que nos reporte un rentabilidad decente a lo largo de un periodo de tiempo.
Hace años un avezado inversor, definió las características que debía tener su acción perfecta. Ese inversor fue Peter Lynch, por ello una vez más, te he traído lo denominó “La acción perfecta”. No te vas a creer lo que para él es una acción perfecta, pero si lo piensas en frío, verás cierta lógica en ello.

Características de La Acción Perfecta:

Para que una acción entre en el club selecto de Peter Lynch, debe de cumplir ciertas características que, paso a enumerar y definir a continuación:

-La empresa suena aburrida o, mejor aún, ridícula.
-La empresa hace algo aburrido.
-La empresa hace algo desagradable.
-La compañía es un vástago.
-Las instituciones no la compran y a los analistas no les interesa.
-Los rumores abundan: la empresa está relacionada con vertidos tóxicos y/o la mafia.
-Hay algo deprimente acerca de la compañía.
-Es una industria de crecimiento cero.
-La compañía tiene su hueco.
-La gente tiene que seguir comprándolo.
-Es un consumidor de tecnología.
-Los empleados son compradores.
-La compañía está recomprando acciones.

Suena aburrido o, mejor aún, ridículo. Peter Lynch explica que la acción perfecta, es una empresa con un modelo de negocio muy simple, tan simple, que suene aburrido a oídos del inversor inexperto. Un nombre, “simplón” nada espectacular. Por ejemplo, Telefonica, Ferrovial, son nombres poco “excitantes”, ¿no?. En cambio, tenemos a las Zinkia, Vueling, Jazztel, Gowex, etc, todos nombres ingeniosos y muy modernos. Ahora sabemos dónde están algunas de esas compañías.

Lynch dice, que simplemente por el mero sonido del nombre de algunas compañías, éstas estarán más baratas o más caras, representando una oportunidad de compra muy importante. De nuevo Peter, saca el tema psicológico de la bolsa.

Hace algo aburrido. ¿Conocéis Viscofan o Vidrala? Exacto!, el inversor inexperto o el ciudadano medio, no sabe que Viscofan es una empresa líder en la fabricación de envolturas para embutidos o que Vidrala se dedica a fabricar las botellitas de cristal que se usan en vinos o cervezas. ¿No suela poco excitante o muy aburrido?. En la burbuja tecnológica de finales de los noventa, era más valorada una compañía tipo Terra que una de las de arriba mencionadas.

Lynch sentencia que, cuando estas aburridas compañías despunten por sus buenos resultados, empezará a entrar en ellas mucho dinero de inversiones, que a primera vista no hicieron su trabajo.

Hace algo desagradable. ¿Y si, además de sonar aburrido, y hacer algo aburrido, lo que hace suena desagradable?. Pienso que Lynch, quiso referirse a empresas que hacen su actividad principal algo que pocas quieren hacer y por tanto, tienen cierto grado de “monopolio” e influencia en precios. Por ejemplo, empresas que gestionan residuos municipales son un ejemplo de esta clase.

La compañía es un vástago. Con la palabra vástago, Lynch se refería a las empresas Spin-off. Empresas desgajadas o escindidas de su matriz, convirtiéndose así en empresas totalmente independientes. Se supone que cuando una matriz decide desgajar un negocio, convirtiéndolo en una empresa totalmente independiente y a la vez cotizado en bolsa, siempre quiere que esa nueva empresa sea un éxito en sus primeros meses e incluso años de vida, como ente independiente. Por ello, y no siempre, la empresa matriz prepara un empresa spin-off con la mejor pinta posible para que goce del favor de los analistas. Igualmente, los directivos que están en primera línea de la compañía spin-off, suelen hacer sus mejores esfuerzos para que a largo plazo, salga a delante la nueva compañía.

Las instituciones no la compran y a los analistas no les interesa. Si los fondos de inversión y grandes corporaciones financieras no prestan atención a la compañía, posiblemente estaremos, según dice Peter Lynch, ante una empresa ganadora. Compañías que no están constantemente bajo el foco de miles de analistas y prensa financiera. Suelen ser empresas que no están sujetas a la presión de obtener resultados en el corto plazo, centrándose más en el largo plazo. Además, sus cotizaciones no están infladas por la ley de la oferta de demanda y por la irracional psicología del inversor inexperto.

Los rumores abundan: la empresa está relacionada con vertidos tóxicos y/o la mafia. Si una empresa está envuelta en noticias negativas, que han salido a la luz en los medios de comunicación tradicionales, sometida a escándalos judiciales o sus directivos están siendo investigados por algún acto poco honroso, tenemos un firme candidato a ser “La Acción Perfecta”. Si, los escándalos, en los que se ve envuelta la empresa, son producidos por malas decisiones de sus directivos y no afectan al negocio principal de la propia empresa, al final del día, será la empresa la que sobrevivirá mientras el directivo se habrá ido. La compañía seguirá vendiendo sus productos, pasados varios años desde ese escándalo. Por ello, cuando una empresa está entre escándalos, su cotización bajará de forma irracionalmente rápida. La bolsa no verá más allá de sus narices. Pero nosotros somos inversores inteligentes, ahora sabemos que a corto plazo, la bolsa es movida por la psicología humana, pero a largo plazo, serán las ventas y beneficios que  dicten su cotización.

Hay algo deprimente acerca de la compañía. Está característica alude al tipo de actividad, desarrollada por la empresa. Lynch, compró una empresa llamada SCI, dedicada al negocio funerario. Una activad empresarial muy necesaria e incluso indispensable, me atrevería a decir. Pero cuando Lynch compró acciones de esa empresa, ningún analista la seguía por motivos obvios.

Es una industria de crecimiento cero. Al existir una industria con crecimiento en ventas nulo o escaso hace que no haya competidores que quieran quitarte el pastel. Nadie recién llegado al mundo de las startup, querrá jugarse el dinero en una industria aburrida. “Más emocionante y con mayor potencial es el mundo de las aplicaciones móviles (estoy siendo sarcástico)”. El nulo crecimiento funciona como una barrera de entrada a nuevos competidores. De ahí, que aunque la industria no crezca, no quiere decir que alguna empresa de dicha industria no crezca más que el conjunto.

La compañía tiene su hueco. Son empresas que por su posición competitiva, son únicas en un territorio o sector; las llamadas empresas “puentes de peaje”. Empresas nichos se podría decir, igualmente. Este tipo de empresas poseen una franquicia en exclusiva, con la que poder subir precios poco a poco, sin ver resentido sus ventas. Por ejemplo, se me ocurren los aeropuertos. No puede haber muchos aeropuertos en una misma ciudad. A lo sumo uno o dos. Ninguna empresa podría competir con un aeropuerto. Si quieres volar, necesitas un aeropuerto. Por tanto, compañías que tienen su hueco son aquellas que al cabo de 100 años, seguirán estando ahí mismo, a pesar de los pesares. Peter Lynch pone el ejemplo de compañías propietarias de una cantera de rocas. No puede existir otra cantera en la misma ciudad y no pueden venir del exterior, empresas creando sus propias canteras. Hay lo que hay, donde lo hay. Sin más. Algunos otros ejemplos son los periódicos, las TV´s, farmacéuticas, las grandes marcas (monopolios de marca), etc.

La gente tiene que seguir comprándolo. La obligación que tiene el consumidor de comprar el producto a diario. Productos rápida y fácilmente consumibles que representen un porcentaje pequeño de la renta del consumidor.

Es un consumidor de tecnología. No un proveedor de productos de tecnológicos, sino un consumidor de esa tecnología que es proveída por empresas tecnológicas. No quiero una Dell, sino un gran Call Center que use muchas computadoras Dell, para ejercer su actividad. A medida que Dell, se ve obligado a bajar precios, el Call Center se va beneficiado, ya que en la próxima renovación de sus computadoras, hará la adquisición a precios más bajos.

Los empleados son compradores. Invertir en empresas que, incluso sus productos son comprados por sus propios empleados. Igualmente, si se ven a trabajadores comprar acciones de la propia empresa, es señal que la empresa tendrá un buen futuro. Esto es la práctica, es difícil de ver para el inversor medio ¿de dónde saco yo esos datos?. Por eso, me fijaría en las compras y ventas de acciones por parte de los directivos. Cuando los directivos son propietarios de las empresas que dirigen, esos mismos directivos dejan de ser simples trabajadores, preocupados por sus salarios, y pasan a ser los encargados de “mimar” a los otros accionistas.

La compañía está recomprando acciones. Es una forma de recompensar a los accionistas antiguos, además de demostrar fe en el futuro de la empresa. Recompras hace que el número de acciones baje, por tanto la demanda presionaría al precio de la acción hacia arriba. Además el BPA aumentaría, sin aumentar realmente el beneficio neto. Un efecto rápido en el incremento de los BPA, que no puede darse con simple aumento de ventas o reducción de costes.

Reflexionando sobre el tema:

Si te das cuenta, cada una de estas características tiene su lógica inversora. Si, en nuestro afán de encontrar la acción perfecta, damos con alguna empresa que posea solamente una de estas características pero bien definida, realmente estaríamos ante una buena inversión. Pero y si además, la empresa que estamos buscando tiene más de estas características, tendríamos a una ganadora seguro. Por ello, hacerse una especie de tabla, en donde se enuncien cada una de estas características y comprobar si la empresa que tenemos delante posee alguna, sería una buena idea para aumentar nuestro conocimiento de la empresa y nuestras posibilidades de éxito aumentarían enormemente.

Conclusiones finales:

Conseguir invertir en la acción perfecta, suena utópico. Todo el mundo sabe que existe pero nadie la encuentra. La única forma de estar más cerca de ella, es saber sus características, y esperar al momento indicado. Al aplicar las enseñanzas de los grandes inversores, nos acercamos cada día más, a esa empresa “soñada”.


Muchísimas gracias por leerme, y si quieres podrías demostrar que aprecias mi esfuerzo, compartiendo el artículo con tus amistades y contactos de email, Facebook, Twitter, etc. Y no olvides seguirme en mis redes sociales o Inscribirte vía email al Feed (lista de correo electrónico), para no perderte ninguna nueva publicación.

¿Qué piensas respecto al tema, después de leer esto?:
¿Qué otras características buscar al analizar una empresa?

Espero que hayas disfrutado leyendo el artículo, tanto como yo escribiéndolo.

Ánimo a todos y ¡esperanza!

AnalistoADS

Otros artículos relacionados con este post, elegidos por mí y que te pueden ser útiles:

1 comentario:

  1. Gran artículo, Analisto.

    Lo comparto entre mis recomendados.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras...